Traumatología y Ortopedia

¿Qué es la Traumatología y Ortopedia?


La traumatología y ortopedia son una especialidad médico-quirúrgica que estudia, diagnostica y trata problemas o enfermedades que afectan las extremidades del cuerpo. El traumatólogo ortopedista atiende todo daño, lesión o enfermedad que se presente en los huesos, músculos, tendones, ligamentos, articulaciones y tejido nervioso.

Algunas de las enfermedades que atiende el traumatólogo ortopedista son:


  • Heridas en la piel.

  • Esguinces y fracturas.

  • Dolores musculares.

  • Dolor de hueso.

  • Patologías de columna.

¡Prevenir salva vidas!

Este especialista médico se mantiene en constante actualización sobre las cirugías o procedimientos para ofrecerles los tratamientos más avanzados a sus pacientes

Te ofrecemos


Calidad

Tecnología

Trato humano

Personal capacitado

En el Hospital Galenia contamos con la especialidad de traumatología y ortopedia, para el diagnóstico y tratamiento de las afecciones de las extremidades del cuerpo y lleva a cabo cirugías para corregirlas tales como:

El reemplazo de rodilla es una opción quirúrgica para tratar el dolor por la artritis o el daño por una lesión traumática o degenerativa que no responde a otras opciones de tratamiento. En la cirugía de reemplazo de rodilla, el médico reemplaza las superficies que apoyan el peso de los huesos y el cartílago con partes artificiales hechas de metal y plástico. Un implante redondo en uno de los extremos se utiliza para el fémur, imitando la forma natural de la articulación.

En la tibia el componente es plano, aunque a veces se utiliza un tallo que va hacia abajo en el interior del hueso para mayor estabilidad. Las partes de la articulación artificial están diseñadas para encajar suavemente, eliminando el dolor que se causa cuando los huesos frotan uno contra el otro. La cirugía de reemplazo de rodilla se puede realizar como un reemplazo de rodilla total o parcial.

El reemplazo de cadera es una opción quirúrgica para tratar el dolor por la artritis o el daño por una lesión traumática o degenerativa que no responde a otras opciones de tratamiento. En la cirugía de reemplazo de cadera, el médico reemplaza las superficies que apoyan el peso de los huesos y el cartílago con partes artificiales hechas de metal y plástico. La cabeza femoral dañada se elimina y se reemplaza con un tallo de metal que se coloca en el hueco central del fémur. Una esfera de metal o de cerámica se coloca sobre la parte superior del tallo para sustituir la cabeza femoral dañada.

La superficie del cartílago dañado de la cavidad (acetábulo) es eliminado y reemplazado con un receptáculo de metal. Un separador de plástico, de cerámica o de metal, se inserta entre la bola y el acetábulo nuevo para permitir una superficie de deslizamiento. Las partes de la articulación artificial están diseñadas para encajar suavemente, eliminando el dolor que se causa cuando los huesos frotan uno contra el otro. Cirugía de reemplazo de cadera tiene como objetivo aliviar el dolor, aumentar el movimiento y ayudarle a volver a disfrutar de las actividades normales de la vida diaria.

La artroscopia permite a su médico mirar dentro de la articulación de la rodilla y hacer ciertas reparaciones sin una incisión más grande necesaria para la cirugía tradicional. En un procedimiento artroscópico, el médico hace una pequeña incisión y luego se insertan instrumentos que contienen una cámara de televisión en miniatura de fibra óptica y un sistema de iluminación para magnificar e iluminar las estructuras internas de la articulación.

Los instrumentos quirúrgicos se pueden insertar a través de pequeñas incisiones cercanas, lo que permite al cirujano hacer reparaciones. La cirugía artroscópica es una herramienta muy valiosa, ya que generalmente es más fácil para el paciente que la cirugía "abierta". Procedimientos posibles con el uso de esta técnica incluyen la eliminación de cualquier órgano o tejido inflamatorio/degenerativo suelto en en la articulación, suavizar superficies irregulares y la reparación de cartílagos, ligamentos, músculos y tendones.

En la rodilla, a menudo se utiliza para desgarros del menisco (cartílago), condromalacia (desgaste o daño del cojín del cartílago), desgarros del ligamento cruzado anterior con inestabilidad y sinovitis (inflamación de la mucosa en la rodilla).